¿Qué es un caleidoscopio?

Seguro que recuerdas de tu infancia el caleidoscopio, ese juguete que era un tubo de cartón duro, de madera o de plástico, decorado por fuera con distintos dibujitos y que parecía el catalejo de un pirata… ¿A que sí? Y lo mejor y más sorprendente ocurría cuando mirabas por el agujero que había en uno de los extremos: allí se desplegaba ante tus ojos un festival de formas simétricas coloridas e infinitas.

El caleidoscopio, explicado sin tanta nostalgia, no es nada más que un instrumento óptico formado por el consabido tubo y varios espejitos inclinados, que van creando distintos ángulos entre sí. Una serie de cristales pequeños de distintas formas y colores se mueven en el interior al hacer girar el tubo, y… ¡Voilà! Todo un festival mágico de formas y colores aparece para alegría del que juega.

Belleza mágica para mirar

Fue inventado a principios del siglo XX y su nombre proviene del griego antiguo. Si tratáramos de traducirlo, el equivalente en nuestro idioma sería algo así como “mirar una imagen bella”, y si hacemos caso a la cantidad de imágenes preciosas que podemos ver en ellos, desde luego, el nombre le encaja muy bien.

Nuestros favoritos

Si estás buscando un regalo bonito, sencillo y nada caro para un niño o niña, esta es una magnífica opción que seguro tendrá mucho éxito. ¿Quieres ver algunos de los más bonitos? ¡Vamos a ello!

Kidzlabs caleidoscopio de luz, de 4M

Este caleidoscopio de luz KidzLabs lo construye el peque que va  a jugar con él. Este juguete genera un despliegue espectacular de preciosos colores iluminados, con multitud de formas que también muestran la combinación de los colores primarios. No solo es un juego fascinante, sino también educativo. Edad: A partir de 8 años.

León a la carrera, de Eurekakids

El divertido diseño de este caleidoscopio es un león a la carrera. Con este juguete, los peques se divierten y aprenden un montón sobre cómo se distorsionan las imágenes con el juego de espejos y el movimiento. Gracias a las lentes, se crean efectos ópticos muy vistosos, que entretienen a niños, niñas y adultos. Edad: A partir de los 3 años.

Kidzlabs crea un caleidoscopio, de 4M

Con el Crea un caleidoscopio de KidzLabs, puedes crear deslumbrantes diseños y combinaciones de luces y colores. En el mismo juego tienen la posibilidad de crear un caleidoscopio de colores cambiantes, uno de brillo místico, uno de estampados geométricos y otro de copitos de nieve. ¡Un todo en uno ganador! Edad: A partir de 8 años.

Si te han gustado, ¡descubre todo nuestro catálogo! Te esperan una gran variedad de juguetes científicos.

Compartir en:

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *