¿Cuáles son los beneficios de los juegos de cartas?

Los juegos de cartas siempre han estado presentes en los hogares y, a pesar de estar actualmente inmersos en una era digital de horarios ajustados, estos juegos se han mantenido en nuestros armarios de juegos. Con todas las innovaciones tecnológicas que han despuntado durante las últimas décadas, ¿cómo es posible que un juego tan simple como las cartas perdure generación tras generación?

Vivimos en una sociedad en la que los peques se encuentran, la mayor parte de su tiempo, rodeados de móviles, tablets y videojuegos y por ello, es sorprendente y a la vez gratificante, ver como ellos mismos reclaman jugar a un juego tan simple y básico como las cartas.

No obstante, todo tiene una explicación. Y es que a pesar de las grandes innovaciones que se hayan desarrollado a nuestro alrededor, seguimos siendo personas. Y a las personas, nos gusta relacionarnos con otras personas, antes, ahora y siempre.

Juegos de cartas para niños

Los juegos de cartas tienen la capacidad de aunar diferentes generaciones, personalidades y clases en torno a una mesa. Son uno de esos juegos ideales para pasar una divertida tarde en familia o con los amigos del cole, ya sea en casa o al aire libre. Y es que para muchas personas mayores, jugar a cartas, es la única forma de jugar y divertirse al mismo nivel que sus nietos.

Introducir a los niños a los juegos de cartas desde bien pequeños proporciona una serie de beneficios; les ayuda a jugar en grupo, cooperar, aprender a seguir normas, respetar turnos, practicar las matemáticas y mejorar las habilidades sociales.

A parte de ser divertidísimas, las partidas de cartas tienen una gran capacidad de absorción. En cada una de las partidas, los peques involucran el total de su concentración, atención y pensamiento lógico, estimulando también su rapidez mental y memoria.

Además, la comunicación distendida y la rivalidad sana y positiva, fortalecen los lazos familiares y amistosos, aportando al peque un mayor grado de confianza en sí mismo. ¡Y es que nos encontramos ante un juego que vuelve locos a pequeños y adultos por igual!

Por último, no hay que olvidar que gracias a barajar y repartir cartas, los peques practican y desarrollan habilidades motoras, en concreto habilidades manuales y coordinación ojo-mano. ¡Ideal para los pequeños futuros magos!

Juegos de cartas infantiles

Así pues, a parte de por sus beneficios cognitivos y sociales, el motivo por el cual los juegos de cartas perduran generación tras generación, es por los buenos recuerdos que generan durante la infancia. Estos recuerdos, quedan grabados e impulsan a los adultos a incitar a los peques a jugar a cartas, siguiendo la costumbre y volviendo a revivir esos divertidos momentos.

“Ciertas imágenes de la infancia se quedan grabadas en el álbum de la mente como fotografías, como escenarios a los que, no importa el tiempo que pase, uno siempre vuelve y recuerda”. -Carlos Ruiz Zafón.

Categorías relacionadas:

Compartir en:

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *