¿Cómo elegir un sonajero para bebé?

El sonajero es uno de los juguetes más populares y destacables de los primero años de vida del bebé. Y es que a pesar de tratarse de uno de los juguetes más sencillos del mercado, su gran capacidad para mantener al bebé entretenido durante horas, lo convierte en una opción preponderante en el momento de escoger sus primeros juguetes.

Además, mientras el bebé se divierte manipulándolo, le proporciona tres grandes beneficios: estimula sus sentidos, promueve el desarrollo de su coordinación ojo-mano y refuerza su memoria. Increíble, ¿verdad?

Sonajeros para bebé Happy Horse

Pues por muy simple que parezca, cuando los bebés manipulan un sonajero están estimulando su sentido de la vista mientras contemplan sus múltiples colores, de la oída al escuchar el sonido que emite y del tacto mientras exploran sus diversas texturas. En otras palabras, el sonajero es una bomba sensorial.

Con el tiempo, el sonajero se convierte en un objeto habitual del día a día del bebé y este, lo relaciona con momentos de diversión. Así, cada vez que lo vea cerca, intentará cogerlo por sí mismo para poder agitarlo. Estas acciones son potentes estimuladores de la coordinación ojo-mano dado que el bebé aprende a dirigir sus movimientos en función de lo que ve en cada momento.

También es importante destacar que a medida que juega con el sonajero, el bebé se familiariza con el sonido que emite y tiene la capacidad de asociarlo con rutinas que se producirán posteriormente. Normalmente, el bebé cuenta con varios sonajeros de diferentes materiales (el de la hora del baño puede ser de plástico y el de la hora de mamar de tela) y de diferentes sonidos respectivamente, permitiéndole anticiparse a la rutina que toca. Este aspecto, refuerza su memoria y evita momentos de sorpresa ayudándole a sentirse seguro.

Por todos estos motivos, todo bebé cuenta con al menos un sonajero durante sus primeros años de vida. Ahora bien, actualmente existen miles de marcas y tipos de sonajeros para bebés y por ello, os recomendamos algunos criterios a seguir para acertar con su compra:

Escoge un sonajero adecuado para la edad del bebé

Antes de los 6 meses los bebés no son capaces de sostener nada en sus manos dado que no tienen suficiente fuerza en las muñecas. Por ello, es recomendable regalar el primer sonajero a partir de los 6 meses.

La importancia de los colores

Es imprescindible elegir un sonajero de colores vivos o con un protagonista divertido para atraer y estimular al bebé.

Sonajero burrito Happy HorseLos sonajeros de pieza única son más seguros

Es preferente elegir aquellos sonajeros que sean una pieza única. Esto es importante sobre todo en edades tempranas dado que los sonajeros que contengan detalles o piezas pequeñas que corren el riesgo de desprenderse, suponen un peligro para el bebé.

Vigila con los sonajeros de plástico

Es importante comprobar que el plástico utilizado para su fabricación no contenga ftalatos. Esta sustancia tóxica se utiliza para otorgar una mayor flexibilidad al plástico y se ha demostrado que debilita el desarrollo de los huesos.

Cuidado con el barniz de los sonajeros de madera

Si estáis enamorados de un sonajero de madera, es importante fijarse en que su acabado sea liso y suave. Aunque parezca obvio, hay que comprobar que no tenga astillas ni demasiado barniz en su superficie.

Hay marcas como Hape que señalan el uso de recursos naturales y acabados con tintes en base de agua y aceites naturales con el fin de garantizar la seguridad del bebé durante el juego.

Revisa los acabados y comprueba el relleno de los sonajeros de tela

Comprobar que las costuras están bien acabadas, asegurarse de que no integra materiales inflamables y preguntar de qué está relleno, son pasos imprescindibles para acertar con un sonajero de tela. También es importante conocer si puede ser lavado a máquina y a qué temperatura.

Marcas como Farm Buddies utilizan algodón 100% orgánico y sostenible para las telas exteriores y fibra de maíz para los rellenos. Garantizar que el bebé estará jugando con sonajeros de materiales naturales siempre es un punto a favor.

Un sonido demasiado alto puede dañar el oído del bebé

Los sonajeros que emiten sonidos demasiado altos pueden dañar los oídos del bebé. Por ello es importante agitarlo antes de comprarlo y comprobar que el sonido es óptimo.

Es fundamental leer las etiquetas

Hay que comprobar que estén fabricados según la norma europea EN 71-1:2011 sobre la seguridad de los juguetes. También es importante comprobar que en la etiqueta aparece el nombre de la marca y la dirección del fabricante o exportador, para asegurarse de que el sello del certificado no es falso.

Esperamos que gracias a nuestros consejos encuentres el sonajero perfecto para tu pequeñín 🙂 También te invitamos a pasar por nuestra tienda, ¡allá seguro que encuentras muchos sonajeros interesantes y juguetes para bebés!

Compartir en:

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *