Habitaciones que siguen la filosofía Montessori

Hay muchos papás y mamás que apuestan por que sus hijos e hijas puedan crecer en un entorno de aprendizaje basado en el método Montessori. Este sistema fomenta la autonomía de los peques, estimula su curiosidad, promueve la socialización, el respeto y la solidaridad. Y para hacerlo posible en casa, no solo existen los juguetes Montessori, sino que podemos adecuar los espacios en los que crecen nuestros niños y niñas. Hoy, en concreto, te vamos a hablar de cómo preparar una habitación siguiendo la filosofía del método Montessori.

Habitaciones Montessori: simples, ordenadas y agradables

El ambiente donde los niños y niñas viven y se interrelacionan con ellos mismos y con el mundo es muy importante para esta metodología educativa. Por eso, es fundamental poder disponer de espacios libres de obstáculos, ordenados, donde todo esté al alcance de la mano de cada peque. En definitiva, es importante crear un lugar que le permita moverse libremente y ser autónomo. Y eso es aplicable tanto al sitio donde juega como a su zona de descanso. El objetivo es lograr que los peques puedan crecer y desarrollarse sin una dependencia excesiva del adulto y que se sientan libres para explorar. Por todo ello, construir un ambiente favorable para dar lugar a todo esto es esencial.

Los juguetes Montessori fomentan el aprendizaje y desarrollo autónomo de tus peques.

Las reglas a cumplir

Una de las normas fundamentales a cumplir al crear una habitación que sigue el método Montessori es que sea un espacio simple, sin excesivos elementos que distraigan y descentren. Nada de atestar la habitación con un montón de juguetes y cachivaches: este método educativo apuesta por minimizar.

Otra de las reglas es que todo debe estar ordenado en su lugar y que los muebles y elementos decorativos deben ser accesibles a los peques para que ellos mismos puedan guardarlos o cogerlos. Esto les ayudará a fomentar su autonomía y su capacidad de explorar y descubrir. Además, y en referencia a la decoración, es importante que los tonos y colores de la habitación sean suaves y predispongan a la calma. La simplificación del entorno, tanto en el número de elementos como en la gama cromática elegida, ayudará a construir un espacio agradable y estético.

También se recomienda que si colocamos dibujos, grabados o imágenes en las paredes del dormitorio estos estén relacionados con la naturaleza y el mundo real. Por ejemplo, podemos buscar dibujos o grabados de animales, plantas o mapas. De esta manera, también ayudamos a despertar la curiosidad por descubrir el mundo. Y otro elemento importante: colocar en la habitación un espejo que le ayude al autodescubrimiento, además de facilitarle el proceso de vestirse, por ejemplo.

Habitaciones poco recargadas, ordenadas y con juegos y juguetes Montessori.

Muebles esenciales y cómo elegirlos

Uno de los elementos de mobiliario clave para un dormitorio es la cama. El método Montessori recomienda que esta sea lo suficientemente baja para que tus peques puedan subir solos o solas. De la misma manera, el armario debe disponer de percheros accesibles y visibles, por tanto, es preferible que no tenga puerta. De nuevo, el objetivo es fomentar la autonomía de los niños y niñas a la hora de elegir su ropa y vestirse. El mismo criterio es válido para las estanterías y otros elementos de almacenaje: colocados a su altura y con el contenido bien visible. Si por algún motivo esto no fuera posible, se recomienda usar cestas, mejor que cajones, y rotularlas con dibujos explicativos para que los peques entiendan qué contiene cada una. Como decíamos, el orden es muy importante en esta filosofía educativa, así que los pequeños deberán colaborar activamente a recoger todo lo que usen y dejarlo donde estaba. Facilitarles esta tarea con muebles a su medida será una buena manera de ayudarles a llevarla a cabo.

La madera es un material muy utilizado para construir los juguetes Montessori.

Lo que debes evitar

Como recordatorio de lo anterior, estas son algunas de las cosas que debes evitar en una habitación infantil si quieres seguir la metodología Montessori para organizarla y decorarla:

  1. Evita cargar de elementos la habitación: ni muchos muebles, ni muchos juguetes. Menos es más es un buen lema a tener en mente.
  2. Evita los colores y tonos chillones: madera natural, colores suaves y tanto espacio como sea posible para jugar. Esas son las claves ganadoras.
  3. Evita que los muebles sean inaccesibles a tus peques: es una habitación para ellos, para que puedan jugar libremente y por eso todo debe estar a su alcance. Facilitarles ese acceso a sus cosas les permite crecer, desarrollarse con autonomía y ser independientes y libres para explorar y divertirse.

Si te ha gustado este artículo y tienes interés en descubrir más sobre el método Montessori, te invitamos a conocer también los juegos y juguetes Montessori disponibles en Eurekakids.

Compartir en:

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *