Hermanos de edades diferentes

Cuando en una familia hay hermanos que tienen una diferencia de edad importante entre ellos, hablamos quizás de unos 5-6 años en adelante, se dan algunas circunstancias especiales. Por ejemplo, el hermano mayor puede sentir que el nuevo miembro está ocupando el lugar que durante tanto tiempo le había pertenecido y es normal que se sienta desplazado en un primer momento. En este caso, lo mejor es hablar con él o ella e implicarle. Hacer que entienda que su hermano o hermana tiene una suerte tremenda de tenerle y que va a poder enseñarle todas las cosas que él sabe.

BabiesLos niños agradecen que les impliquemos, incluso con las tareas del hogar. En este sentido, es importante delegarles pequeñas responsabilidades; aunque no lo hagan bien al principio, no vayas detrás arreglándolo y haciendo que se den cuenta de sus errores. Es preferible sugerirles algunas mejoras  para que ellos mismos aprendan.

Deja que peine a su hermano, que le ayude a vestirse, a asearse, a ponerle colonia, a tomar los biberones, incluso, que se implique en qué ropa va a llevar, quizás te lleves una sorpresa viendo cómo trata de  combinar la ropa para ir vestidos de modo parecido. Fomentando su implicación, los celos iniciales se van a transformar en un sentimiento de protección y amor que ambos agradecerán.

De todos modos, aunque sea el hermano mayor y de repente le veamos tan grande en comparación con el recién llegado, todavía es pequeño y necesita que le dediquemos nuestro tiempo. Tienes que buscar ratitos para estar con él o ella, escuchar, hablar, jugar y disfrutar juntos para que entienda que sigue siendo muy especial y que eso no va a cambiar.

Playing With Blocks

Por otro lado, el pequeño va a aprender un montón de su hermano o hermana, todo lo bueno y… ¡lo no tan bueno! Los hermanos mayores les trasladan a su mundo y les muestran sus habilidades, conocimientos, vocabulario, preferencias….que los pequeños van a intentar imitar por todos los medios, ellos son ¡sus modelos!  Pero también les trasladan los miedos, problemas en el cole, sus rabietas, sus malos hábitos…En este punto, debes entender que es preferible tener que corregir a uno que tener que corregir a los dos.

¿Y el tema de los juguetes? Lo más seguro es que el pequeño sienta curiosidad por los juguetes de su hermano o hermana. Deber tener un especial cuidado con esto, porque cualquier juguete para niños mayores de 3 años, puede entrañar un serio peligro para los peques por contener piezas pequeñas. Controla muy bien qué juguetes pueden compartir o en qué situaciones pueden jugar juntos sin peligro. Una buena idea es jugar con cocinas de juguete, muñecas, disfraces, casitas o columpios… si los has revisado y no contienen piezas pequeñas, serán una buena solución para que jueguen juntos.

Imprimir

Otros juegos, como los juegos de mesa, también pueden funcionar. El parchís, el bingo, cartas, dominó…son aptos para niños de diferentes edades. Cuando son algo más mayores, por ejemplo, 5 y 10 años, aunque aparentemente parezca difícil que jueguen juntos, no es así. Una opción muy interesante y que funciona mucho son los sets de Lego. Los mayores disfrutan construyendo  e inventando mil historias mientras los pequeños aprenden a velocidad de vértigo todo lo aprendido previamente por sus hermanos. Trucos de construcción, ingeniosas maquetas con multitud de detalles y sobretodo, mucha creatividad e imaginación.

De todos modos, también es muy importante que los niños sepan jugar por separado porque no todos los juegos van a ser aptos para los dos. Algunos juguetes, juegos con consolas o incluso dibujos animados para niños más mayores pueden estimular excesivamente los sentidos de los pequeños y sobre-excitarles.  Por eso, deben respetarse tiempos para jugar juntos y tiempos para jugar separadamente para que ambas partes disfruten de juegos destinados únicamente a su franja de edad.

Categorías relacionadas:

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *