Insomnio infantil: como prevenir los trastornos del sueño

De entre las posibles dificultades que pueden surgir durante la infancia, aquellas que están relacionadas con los trastornos del sueño en niños suelen estar entre las más temibles, porque afectan directamente al estado físico y mental tanto de los padres como de los hijos.

Según los expertos en la materia, los problemas para dormir a los niños y aquellos relacionados con el insomnio infantil son mucho más habituales y variados de lo que nos imaginamos: dificultad para conciliar el sueño, interrupción del mismo, llanto, hambre, sed, dificultades respiratorias, sonambulismo, pesadillas, terrores nocturnos

De igual modo, hay mucha variedad de opiniones acerca de cómo actuar al respecto. Hay quien confía en su propia intuición, hay quien sigue los consejos de otros papás, quien sigue las indicaciones del método del doctor Estivill, quien lo intenta todo e incluso quien no sabe qué hacer al respecto.

Insomnio infantil

Es comúnmente aceptado que establecer unas rutinas previas al momento de ir a dormir, y mantenerlas en el tiempo, beneficia a los niños en tanto que les prepara para el descanso.

Lo deseable es que los pequeños hasta 3-4 años, se despierten temprano por la mañana y hagan una siesta -no demasiado larga- a mediodía, justo después de la comida que debería tener lugar entre las 12h y la 13h. Hacerla más tarde puede acarrear problemas a la hora de ir a dormir, y no hacerla, es peor ya que los niños llegan demasiado cansados a la hora de la cena. A menudo, en contra de lo que cabría esperar, los niños que están muy cansados suelen ponerse muy nerviosos complicando mucho el cumplimiento de las rutinas y provocando situaciones poco agradables como llantos y pataletas por cualquier motivo.

Un buen ejemplo de rutinas previas a la hora de ir a dormir podría consistir en dedicarles un ratito de nuestro tiempo en exclusiva, jugando, hablando, paseando o cualquier otra actividad, preferiblemente tranquila, tras lo cual, vendrá un baño relajante y una cena no demasiado copiosa. También sirve de ayuda no ofrecerles mucho líquido justo antes de ir a dormir, de este modo se evita que un pañal muy lleno cause molestia durante la noche e interrumpa el sueño.

Las actividades con más movimiento, como la psicomotricidad, bailar, correr, ir al parque, etc., son actividades que deberían tener lugar tras los descansos, y no justo antes de la cena o del baño. También debemos evitar darles golosinas, chocolate y dulces ya que está demostrado que es fuente de excitación para ellos.

Sueño en el recién nacido

Por otro lado, las dificultades respiratorias asociadas a resfriados, tos, alergias o infecciones del tracto respiratorio superior también complican el descanso de los pequeñines. En este caso, podría ser de gran ayuda levantar un poco el colchón de modo que la parte superior del cuerpo esté más elevada que el resto. Usar humificadores, purificadores de aire y/o controlar la temperatura del dormitorio también puede ayudar a mantener un mayor confort. Hay quien afirma que un ambiente excesivamente caluroso puede incluso inducir a tener pesadillas.

Controlar la cantidad de luz que hay en el dormitorio y evitar ruidos en casa como los que hacemos recogiendo la cocina serían otros factores a tener en cuenta. Existen dispositivos especiales como puntos de luz tenue que iluminan las habitaciones infantiles creando un ambiente especial muy relajante con sus suaves colores. Asimismo, existen ingeniosos despertadores que indican a los niños cuándo es la hora de dormir y cuando toca levantarse mediante unos sencillos dibujos. Los padres pueden programar los despertadores, incluso con franjas horarias distintas para los fines de semana. Si los pequeños tienen la edad adecuada para comprender estos conceptos y se despiertan de noche, con sólo observar el despertador,  entenderán que todavía deben permanecer en la cama.

Por otro lado, si ni las rutinas ni otras técnicas han funcionado, y el pediatra ha descartado un problema real de salud, deberemos comprender que cada persona es distinta,  con sus propios ritmos y temperamentos y que quizás simplemente haya niños que no necesiten un descanso tan prolongado como otros. En tal caso, si vemos que el niño está bien durante el día y tiene un nivel adecuado de concentración, en la medida que se espera para su edad, no se debe dar  mayor importancia al hecho de que no duerma tantas horas como otros a su misma edad.

Cabe mencionar que hay corrientes de opinión que difieren acerca del hecho de que los niños deban acostumbrarse a dormir solos y separados de sus padres desde muy pequeños. Su teoría se basa en el hecho de que los niños, por puro sentido natural, buscan la protección de los padres, y por lo tanto, cuando ellos no están cerca, sienten inseguridad, miedo e incomprensión.

Trucos para dormir a un bebé

Visto así, se explicaría por qué el viejo truco de proporcionarles un jersey con nuestro olor les calma y reconforta. En la actualidad, es muy común el uso de dou-dous, peluches y mantitas que podrían muy bien ser, un sustituto del jersey de mamá.

Existen diferentes trucos sobre cómo dormir a un bebé: pasarles un suave pañuelito por la carita, colocar un móvil musical en la habitación con música relajante, quizás con lucecitas que vayan desfilando, mecerles boca abajo para aliviar los cólicos, darles un suave masaje, incluso usar un dispositivo con vibración, todo el mundo ha oído historias sobre cómo los pequeños se duermen con el traqueteo del coche, ¡incluso de la lavadora! Otros curioso método para dormir bebés que funciona a muchos padres es tan efectivo como inverosímil: incorporar un sonido continuo, no muy alto, como el que emite un secador de potencia media o una máquina depilatoria. De todos modos, se debe prestar mucha atención al uso de equipos de este tipo por el peligro que entrañan para los pequeñines.

Al final, cada padre deberá sacar sus propias conclusiones para solventar el insomnio infantil y ayudar a sus pequeños -y a sí mismo- a conciliar el sueño,  para empezar un nuevo día cargado de energía y buen humor.

Categorías relacionadas:

Compartir en:

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *