Cómo evitar el miedo a dormir solos de los niños

Hay un periodo en la vida de los niños en la que es muy común que tengan terrores nocturnos y pesadillas, por lo que lo empiezan a tener miedo a dormir solos.

They mostly come out at nightNo es necesario que el niño o niña hayan tenido alguna vivencia personal impactante o que haya visto una película de miedo, los motivos pueden ser muy variados y a veces totalmente insospechados. Por ejemplo, un sencillo cuento como la caperucita roja puede contener una ilustración de un lobo con largos colmillos, o de la bruja de Hansel y Gretel con su carácter malvado y su aspecto horrible. Un esqueleto o un fantasma  que aparece en los dibujos animados… quizás una tonta conversación entre mayores sobre algún suceso reciente que no ha pasado inadvertida… ¡Quien sabe qué es lo que les ha impresionado!

Un recurso que antaño se utilizaba mucho para conseguir que los niños obedecieran era amenazarles con que vendría el hombre del saco. Sobra decir que nunca hay que usar este tipo de estrategias y asegurarnos además de que nadie a su alrededor, como hermanos mayores, etc. lo hagan. Ellos ya tienen la suficiente imaginación como para crear sus propios monstruos por sí mismos sin que nadie les tenga que ayudar.

Sea cual sea el motivo, llega la noche y tienen miedo ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, no hablarles de ese tema, ni de cómo vencer o superar al monstruo en cuestión justo antes de ir a la cama, ese no es el momento. Háblale de cosas que le gusten mucho, haz que se vaya a dormir pensando en algo muy agradable que le aleje lo máximo posible de sus miedos. Quizás de lo bien que lo pasasteis aquel día haciendo aquello tan divertido, y que pronto lo haréis de nuevo, o háblale de sus primos, amigos, etc., de aquella travesura con la que os reísteis tanto… da igual, recordar cosas agradables les hará sentir a gusto y reconfortados.

Young boy with pretty eyes looking seriousOtra idea puede ser colocar un pequeño punto de luz, más conocido como luz quitamiedos en su dormitorio. Los niños se sienten cómodos y relajados en lugares que ya conocen, pero de noche no se ve nada y pueden despertarse y no saber dónde están.

Una luz nocturna para niños que ilumine levemente el dormitorio hará que al despertarse, reconozcan sus cosas o el lugar y se sientan seguros.

Las luces quitamiedos están diseñadas justamente para niños y por eso son muy seguras. No queman, tienen formas redondeadas, son muy tenues para facilitar el sueño y suelen ser de formas graciosas o tener un dibujo de algún animalito para que los pequeños se sientan más tranquilos.

Young Girl Relaxing In Bed With ToyTambién puede ser una buena idea contar con un amigo de aventuras con el que compartir la noche, como un peluche, un muñeco, un doudou, etc. Mejor que sea uno al que tenga una gran estima y que sea blandito para que lo pueda agarrar sin problemas. De ese modo, también se sentirá más acompañado si de repente empieza a tener miedo.

Durante el día, fíjate qué dibujos mira o intenta que te explique qué cosas le han pasado en el colegio. Si ha tenido una pesadilla y puede contártela, lo más seguro es que identifiques inmediatamente qué es lo que le asusta y puedas trazar una estrategia para superar ese temor. Pongamos un ejemplo: un oso gigante, pues podemos buscar un cuento que hable de un oso bueno o inventar una historia acerca de un oso que era muy grande pero que no era nada peligroso, que tenía amigos y jugaba a cosas que a tu peque le encantan. Conocer al enemigo hace que le pierdas el miedo y lo superes.

De todos modos, si los miedos hacen acto de presencia  y tienes que socorrer a tu hij@, no pasa nada. Hazle un ratito de compañía hasta que se tranquilice y luego regresa a tu cama. Esto sólo es algo pasajero.

Compartir en:

2 Comentarios

  1. Avatareva

    Muy buen artículo. Gracias.

    Si me permiten dar un consejo…

    Como buena solución, nada traumática, y por si le sirve a alguien…

    A nosotros nos ha servido de mucho un libro que se llama MI CAMITA
    No recuerdo el nombre del autor pero es el primero que aparece buscando el libro en Google.
    Leyéndole cada noche este librito, de hecho el niño nos lo pide, nuestro niño de dos años por primera vez se está quedando en su cama. Increible.
    Por si la referencia le sirve a alguien.
    Un abrazo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *