Papá, mamá ¿a qué jugamos?

Los periodos vacacionales son estupendos para los niños. Pueden romper con la rutina diaria y jugar con papá y mamá como en ningún otro momento del año. Para ellos es muy enriquecedor y agradable, ya que lo que más desean en el mundo, es estar con sus padres y aprenderlo todo de su mano.

Pintura_2Pero los padres no siempre estamos preparados para oír el ¿a qué jugamos? Tenemos responsabilidades y un ritmo de vida que a menudo nos deja poco margen de maniobra. Así que si queremos disfrutar de ellos y además ganar algo de tiempo para descansar, lo mejor es trazar una estrategia.

Marcar unos horarios y planificar las actividades de antemano te va ayudar a controlar mejor la situación. Vamos a proponer algunos consejos para que un día de vacaciones sea un éxito:

1- No dejes que duerman más de la cuenta por la mañana. Aunque sientas la tentación de que hagan despertar natural, esto va a ir en tu contra. Luego, la siesta, si es que tienen edad de hacerla, se retrasará y por la noche no tendrán sueño así que tú, no descansarás jamás.

2- Que no se salten ninguna comida. Esto altera los horarios y propicia que piquen entre horas rompiendo la rutina de actividades que prepares. Además, se vuelven irritables y resulta imposible terminar lo que hayas empezado.

3- Deberes y quehaceres. Para disfrutar mejor del juego, lo mejor es haber cumplido con las obligaciones primero, así que inmediatamente después de desayunar, debes aprovechar para que trabajen un poquito ya que es cuando están más descansados y tranquilos. Si tienen entre 12 y 36 meses, es muy adecuado trabajar la motricidad fina haciendo dibujos, pintando o realizando alguna sencilla manualidad: bolitas de papel para pegar en un dibujo, collages, estampación… También es adecuado trabajar con pasta de modelaje para ejercitar los deditos y la imaginación de los niños.

Tabla-recompensasSi son algo más mayores, pueden hacer cada día un ratito de cuaderno o de repaso del curso, pero complementando además con alguna actividad más creativa. Recortables, pintar y dibujar, etc.,

No olvides que también es necesario que ayuden en las tareas domésticas en proporción a su edad. Aunque sólo sea recoger los juguetes, aprenderán a colaborar y a mantener el orden. Si les cuesta ayudar en casa o hacer sus tareas, recuerda que existen unas tablas específicamente diseñadas para motivarles y que sepan en todo momento qué les queda por hacer.

4- Juegos y actividades. Preparar de antemano los juegos y actividades que van a llevar a cabo durante el día hará que éste discurra de forma agradable y sin sorpresas. Lo mejor es preparar más juegos de los que creas necesarios porque se suelen cansar con facilidad y si al final sobran, puedes guardarlos para mañana. Pero ¿qué actividades preparar? Te proponemos diferentes opciones, algunas dirigidas y otras no, y aunque todas son educativas, algunas buscan potenciar el desarrollo intelectual y otras las habilidades manuales o la creatividad. Lo mejor, preparar una combinación de los diferentes tipos.

Los juegos de mesa, ideales para fomentar la observación, la concentración y aprender nuevo vocabulario: juegos tradicionales como el parchís, la oca o el bingo, dominós, forma-palabras, memos, puzles o juguetes educativos como los conectors de geografía, etc.

Juegos de cartas: Los de forma-familias, las de ingenio, los matemáticos para potenciar las sumas, las multiplicaciones, los de aprender sobre el cuerpo humano y el inglés, etc..que aportan un valor añadido al juego.

Pizarras y tableros magnéticos para crear figuras a través de formas geométricas, viste-muñecas y mapas del mundo.

Lovely little girl making makeupJuegos simbólicos, para fomentar la imaginación y la empatía. Jugar a “ser” es muy importante en su desarrollo psicológico: disfrazarse de médicos, cocineros, astronautas… hace que vivan aventuras extraordinarias sin moverse de casa. Jugar con muñecas, llevarlas de paseo, alimentarlas por ejemplo, es uno de los juegos estrella.

Juegos acuáticos y de exterior para perfeccionar la motricidad gruesa y fomentar el ejercicio físico: Pomperos, areneros, toboganes con y sin agua, carreras de sacos, hacer puntería haciendo tiro a la lata, o simplemente, el uso de vehículos como patinetes, triciclos y bicicletas para niños… las opciones son muchas y muy diversas.

Manualidades: Con pasta de modelaje, pintar, dibujar, pegar, perforar, estampar, hacer pulseras u otras actividades que requieran destreza manual y creatividad.

Construcciones: hacer torres, coches, edificios, animales, etc.. fomenta también la concentración, la imaginación y les entretiene mucho.

Juguetes multimedia: un auténtico multi-juguete en sí mismo ya que incorporan cantidad de juegos y actividades diferentes, pero conviene limitar el tiempo de uso para que quede tiempo para otras actividades.

Disfrutando-campoPara terminar, es muy recomendable salir de casa cada día. Pasear, ir al parque, a la piscina, etc.. es necesario tanto para los niños como para los mayores para que la casa “no se nos caiga encima”.

En resumen, la diferencia entre que un niño se aburra o se lo pase realmente bien está en la planificación del tiempo y de las actividades. Un niño estimulado es un niño feliz y tener un niño feliz es la máxima aspiración de cualquier padre.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *