Consejos para bañar a tu bebé

El baño debe ser un momento relajante no solo para tu bebé, sino también para ti. Para que todo vaya bien, es esencial tener a tu alcance todo lo que vas a necesitar: toallas, productos de higiene, peine o cepillo, termómetro de baño, pañales, ropa limpio y, está claro, una bañera para bebé. Además, debes ser consciente de algunas medidas de seguridad imprescindibles.

La hora del baño, paso a paso

Bañera flip tangram jané

Bañera flip tangram Jané

  1. Antes de empezar a preparar el baño propiamente dicho, verifica que la temperatura ambiente está entre 22 y 25ºC, y que no hay corrientes de aire.
  2. Llena la bañera del bebé, primero con agua fría y después caliéntala lentamente hasta alcanzar una temperatura estable y adecuada (entre los 35º y 37ºC). Un termómetro de baño puede ayudarte a comprobar la temperatura. Para recién nacidos y bebés hasta 6 meses, la cantidad de agua debe ser suficiente para cubrir el bebé hasta los hombros (cerca de 13 centímetros de agua, más o menos ocho dedos). En caso que el bebé ya se pueda sentar, nunca le hagas llegar el agua por encima de la cintura.
  3. Desviste el bebé, limpia convenientemente la zona del pañal, y sumérgelo con cuidado en la bañera. Nunca debes colocar el pequeño de pie, y tampoco dejarlo solo. Un bebé puede ahogarse en 2 centímetros de agua y en menos de 60 segundos.
  4. Colócate a un lado de la bañera, pasa el brazo por debajo de la espalda del bebé, llega hasta el hombro opuesto con la mano, y deja que la cabeza del bebé repose en el antebrazo. Sostenlo firmemente por las axilas sin soltarlo, y con la otra mano, comienza a lavar la cara sin jabón, solo agua tibia. Enjabona el resto del cuerpo, masajeando cuidadosamente y prestando especial atención a los pliegues. Enjuaga correctamente.
  5. Para lavar la espalda y el trasero del bebé, gíralo delicadamente en la bañera, apoyando el pecho en el otro brazo y sosteniendo por las axilas. Lava y enjuaga. Recuerda que para el cabello es mejor utilizar un champú especial, suave y con pH neutro, que no provoque molestias en caso de entrar en contacto con los ojos.
  6. Los bebés no deben estar en el agua más de 5 minutos. Además, en un baño demasiado largo, el agua puede empezar a ponerse demasiado fría. Una vez terminado el baño, retírate lentamente de la bañera y envuelve al pequeño con una toalla con capucha. Dale un buen abrazo y sécale el cuerpo rápido, teniendo especial cuidado con todos los pliegues. Evita dejarlo mucho rato sin ropa, y después del baño mantenlo calentito, con una manta o en contacto con tu cuerpo.

El ritual de higiene

Asiento deluxe summer

Asiento deluxe de Summer Infant

Hasta los 8 meses de edad, no debes bañar el bebé en posición sentada: usa una bañera para bebé de plástico. Hay varias opciones en el mercado de bañeras para bebés: con soporte, bañeras con cambiador, asientos de baño para bebé, reductor de bañera para bebé…

Después de esta etapa, puedes pasar a bañarle en tu bañera habitual. Para eso hay sillas apropiadas para bañeras grandes, que pueden ayudar a los padres a mantener el bebé seguro durante el baño. Más tarde incluso puedes aprovechar para tomar el baño con él. Sin duda puede llegar a ser una experiencia muy divertida, aunque hay que ir con cuidado.

También debes aprovechar el momento del baño para limpiar las orejas del bebé, y una vez por semana, cortarle las uñas después del baño, momento en que estarán más finas y suaves y será más fácil cortarlas.

Un momento de diversión y relax

Cuando dejamos que el bebé mueva las piernas y chapotee durante el baño, estamos estimulándolo físicamente, y al mismo tiempo, contribuimos a que le guste el momento y se adapte a este ritual. Hay pediatras que aconsejan un baño diario, mientras que otros piensan que es suficiente hacerlo en días alternados. Sea cual sea tu opción, es importante que el bebé adopte hábitos lo más pronto posible; por este motivo, debes bañarle, siempre que sea posible, en la misma hora. Aprovecha este momento de rutina diaria para divertirte con él, cantando y jugando. No olvidemos que, en general, a partir de los 12 meses, se pueden empezar a utilizar también juguetes para el baño.

Bañarse le da al bebé una gran sensación de bienestar: estar en el agua es relajante y agradable, y contribuye a una plácida noche de sueño.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *