Niños y naturaleza: ¿Cuáles son sus principales beneficios?

La temática de este mes está dedicada a los beneficios de estar en contacto con la naturaleza desde la infancia y a la importancia de trabajar para un futuro en el que las nuevas generaciones puedan disfrutar de ella tanto como nosotros.


¡Participa en nuestras actividades!

Próximo taller para adultos: «Cómo gestionar las rabietas de nuestros hijos». A cargo de Almudena Palacios, maestra de primaria especialista en el Método Montessori y la disciplina positiva. Fecha: 15/04/21 a las 19:00h. ¡Apúntate aquí para participar!


Los hábitos de vida de nuestra sociedad actual están limitando nuestra conexión con la naturaleza, no solo en nuestra etapa adulta, sino también durante la infancia. Esto es especialmente preocupante cuando se produce durante la niñez, ya que diversos estudios han demostrado que la falta de contacto con el medio natural está relacionada con ciertos trastornos físicos y psíquicos, como la hiperactividad, el estrés y el sobrepeso. Ya en 2008, el periodista y escritor Richard Louv, en su libro “Last Child in the Woods” (‘El último niño de los bosques’), acuñó el término Trastorno por Déficit de Naturaleza para referirse a las consecuencias provocadas por esta desconexión y dio lugar a un movimiento que plantea la necesidad de contacto directo y conexión con el medio natural.

Numerosos estudios de distintas disciplinas han demostrado ya los beneficios del contacto directo con la naturaleza, como la mejora de los problemas de conducta y el aumento de la capacidad de reflexión y concentración. También tiene un efecto positivo para afrontar situaciones negativas o combatir la fatiga mental, los traumas y el estrés. Las actividades en zonas verdes también disminuyen los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Además, este vínculo afectivo con la naturaleza, especialmente durante la infancia, es clave en el compromiso medioambiental de las personas.

Desde el punto de vista educativo, también numerosos estudios han demostrado que la naturaleza mejora la capacidad de aprendizaje, no solo porque se trata de un entorno muy favorable, sino porque tiene efectos muy positivos en la capacidad de atención y motivación de los alumnos. Además, ofrece muchos beneficios para el desarrollo personal que les ayudarán en su etapa adulta, como la perseverancia, el pensamiento crítico o el trabajo en equipo.

Y es que, más allá de una moda pasajera, el contacto con la naturaleza es una verdadera necesidad para la especie humana que debemos transmitir a las nuevas generaciones.

¿Cómo fomentar el respeto por la naturaleza? ¡jugando!

Afortunadamente, cada vez estamos más y más concienciados con el respeto y la preservación de la naturaleza. Son muchas las voces que nos instan a ello, y es de sentido común cuidar el lugar donde vivimos y hacer todo lo posible por conservar su natural belleza.

Como padres, también podemos contribuir a su conservación enseñando a nuestros pequeños a quererla, respetarla y protegerla de diferentes maneras. La primera, es con el ejemplo: reciclando, escogiendo productos biodegradables, mostrando preferencia por empresas respetuosas con el medioambiente, etc. Otra manera es mediante el juego.

LEER MÁS…

¿Cómo acercar la naturaleza a los niños?

Una anécdota que se repite cada año escolar y cada vez con mayor frecuencia en las zonas urbanas, es el escuchar la respuesta que los pequeños tienen al preguntarles de donde provienen las verduras, frutas o legumbres: responden de la nevera o del supermercado, y no es una respuesta errónea ya que se basan en su propia experiencia. Por eso es que debemos como educadores expandir esas experiencias que les ayuden a entender el origen de las cosas.

LEER MÁS…

Compartir en:
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *