Diversión y seguridad sobre ruedas

Bicicletas, correpasillos, triciclos, patinetes, motos, coches de juguete.. todos los niños sienten fascinación por subirse a cualquier juguete que tenga ruedas. Sienten una atracción casi magnética hacia ellos, y además, invierten mucho tiempo y esfuerzo en lograr su objetivo, dominar el vehículo en cuestión.

Berg BuzzEste interés hacia los vehículos es muy beneficioso para los niños porque refuerza la atención y fomenta la actividad física y mental. Conduciendo un vehículo el niño perfecciona su sentido de la orientación espacial y de la coordinación corporal, refuerza su sentido del equilibrio y aprende a moverse con mayor agilidad.

Por eso, los niños que pueden jugar sobre ruedas, por lo general, son niños con un mayor desarrollo a nivel de psicomotricidad gruesa. En los jardines de infancia, cualquier vehículo con
ruedas es el rey del patio y el que todos los niños se afanarán en ir a buscar inmediatamente. Las carreras, circuitos y derrapes están garantizados.

Entre las diferentes opciones, son muy populares los coches y motos para niños con batería porque se parecen mucho a los de verdad y su sueño de conducir como papá y mamá es más real. En la actualidad, existen toda clase de vehículos con batería: poderosos 4×4 de 2 plazas, tractores, imponentes quads, scooters o motos que parecen sacadas del circuito de carreras por ejemplo.

Peg-perego gauchoHay modelos en los que querrías volver directamente a la infancia para subirte y dar un par de vueltas…¡lo tienen todo! Luces, sonido y ¡hasta radio! Y además, ¡es como tener un descapotable! Lo único que hay que tener en cuenta es que se deben cargar las baterías durante la noche par a seguir disfrutando durante el día.

Para los más peques, los que tienen a partir de¡ 6 meses! se han creado una infinidad de vehículos: andadores, triciclos evolutivos, correpasillos de formas, opciones y colores diferentes, patinetes de tres ruedas…. Todo ello muy útil para su desarrollo motor y para encauzar la inagotable energía que tienen todos los niños. Pero vayamos por partes, los andadores para bebé entendidos como apoyo para que los niños empiecen a dar sus primeros pasitos, van a ser de gran utilidad para aportarles la seguridad que necesitan en este importante momento. A menudo, incluyen actividades adicionales para que los bebés se entretengan también mientras están en el suelo: a veces son cuentas de colores, juegos con efectos de sonido o simplemente un carrito para transportar juguetes…Y muchas veces se trata de vehículos multifunción que sirven tanto de andador como de correpasillos y así, sólo tienes que hacer una inversión.

KixiLos correpasillos triunfan, y es raro el hogar con niños donde no encuentres uno. Los niños no pueden estar mucho tiempo quietos y es uno de los juguetes con los que más juegan. Recorren todos los rincones de la casa en un santiamén y se divierten un montón. Es también un modo de ir hasta la puerta del cole, al parque o al jardín sin necesidad de coger la sillita de paseo.

Los triciclos, evolutivos o no, son también garantía de éxito. En cuanto aprenden a pedalear, no hay quien les pare. Aunque parezca fácil, coordinar el pedaleo y controlar la dirección al mismo tiempo, ¡es un ejercicio complejo! Entre los papás más prácticos, triunfan los triciclos evolutivos que permiten extender el uso del vehículo desde los 6-9 meses hasta los 3 años. Primero como sistema para pasear al bebé de una forma más amena y divertida que con la sillita de paseo, y luego, a medida que crecen, como triciclo normal que controlarán los niños.

También están las bicicletas para niños con y sin pedales, dependiendo de la edad, patinetes, didicars, monopatines u otros vehículos, todos con las mismas ventajas a nivel de desarrollo del niño.

Y no nos olvidemos de los accesorios que pueden ser casi tan divertidos como los propios vehículos: cascos, semáforos, señales de tráfico, surtidores de gasolina….

Cabe destacar que todos los fabricantes dan una importancia extrema al tema de la seguridad. Por este motivo, los vehículos para niños suelen ser muy robustos, estables o pensados para que no puedan tomar demasiada velocidad, aunque claro, los padres aquí tienen la responsabilidad final. Complementar bicicletas o patinetes con cascos y rodilleras ayudará a incrementar la seguridad. En su diseño además, se tiene especial cuidado con la disposición de las piezas para que no puedan hacerse daño y se incluyen opciones como mangos salvapuños, frenos o baterías inaccesibles para ellos.

Para terminar, sólo decir que cualquier época del año es buena para que los niños hagan ejercicio y se diviertan sobre ruedas, pero es en primavera y verano, cuando los días son más largos y hace buen tiempo, el momento por excelencia para sacarles mayor partido y hacer que se lo pasen genial.

Categorías relacionadas:

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *